Saltar al contenido

Agua

Tocar de nuevo el agua

pero esta vez con tu figura cercana,

a micrómetros de distancia,

entre recónditos pasillos de la mente

y sobre ellos, y sobre todo, sonriendo.

 

Sonriendo entre mis nubes, mis miedos

y los algoritmos de la suerte, encendidas

las luces del bosque negro y mis manos

buscándote como siempre, y encontrando

el brillo de unos ojos, una caricia

y el crujir de las hojas

una vez más…

 

Soy el pasajero que te mira,

el invitado a una cena que olvida comer,

que ciego determina sus ofrendas a los dioses

en un coro de voces que se pierde en su interior.

 

«Qué imbécil», piensas mientras caigo

tras haber reido, gritado y bailado contigo,

trastabillando las palabras, perdiendo la vergüenza,

soñando con la luna de tu coche cubierto

de estrellas, estrellas de brillos de agua

que resbalan por tu espalda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: