Saltar al contenido

Sin cadenas

Una muesca en un lado,

la pluma divorciada y el labio torcido,

una luna proyectada al extremo

y un acuario de cartas,

y herrumbre y carbón.

 

Muchas señales indican que pare,

que rompa las letras, que pliegue la fiebre

de sueños como lombrices en las raíces,

de encontrarme en el reflejo de unos labios

que deberían ser los tuyos,

aunque me leas dentro de mil años.

 

La pluma se posa en las arrugas

y salta como pez de anzuelo,

cosido a la infancia que vivimos,

al cristal en el que mis manos son vapor

y tus ojos un balcón, un ojal perdido

en los recuerdos que saltan

buscando tus redes,

tus acercamientos tibios.

 

Y herrumbre y carbón

que avivan las brasas

que brillan en tu frente

mientras te escribo,

te pienso, silencio,

sin cadenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: