Saltar al contenido

Todavía

Un camino dibujado a pulso

hacia la luna creciente.

Un saxofonista, un coche

bajo árboles de noche

que veo sin mirar.

 

Un cine medio vacío,

dos máscaras, alcohol,

barro, lluvia y al cuarto día

sol.

 

El hombre gris moribundo

encerrado en la esquina

más recóndita de mi prisión,

me mira entre claroscuros,

entre luces y sombras

que bailan en sueños,

en notas de canciones viejas,

en parpadeos fugaces

de viajes y sirenas sin mar.

 

Estamos en el acuario y el brillo

de tus ojos baila en mi habitación vacía…,

todavía no creo que puedas quererme

y aún así dejo a las manos perderse

entre pliegues de sombra, ropa y calor.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: