Saltar al contenido

Bala perdida

El susurro cohibido,

la noche imperfecta,

el río corriendo

y las manos en la hierba.

 

El valle oscuro me despierta,

y sus sombras susurran:

“sangre de pecadores,

sangre en su mirada.”

 

El arma a la izquierda,

una carta en la frente

y la niebla ocultándolo,

y el destino aguardando

entre la maleza.

 

En primavera murieron dos,

en verano el tercero,

y ahora bajo la hojarasca

pagan los condenados

con monedas de acero.

 

Suena el trueno, en un eco lejano…,

atraviesa sus costados

con gotas brillantes,

rojas como tu vestido,

rojas como aquel anochecer dorado

en el que te fuiste sin esperarlo.

 

Por eso:

en otoño murieron dos,

bajo los árboles del valle

negro de silencios.

Por eso:

en invierno cayó el sexto,

y sus pies aún cuelgan

sobre el agua del deshielo.

 

Bailan los enamorados,

y las sombras resbalan bajo la lluvia.

Bailan sus figuras,

sus cuerpos entrelazados,

su noche inacabada,

su vestido encarnado,

su susurro cohibido,

sus manos y las mías,

sobre la hierba mojada.

 

Lo han visto caminar

bajo las luces de diciembre, 

aguardando la noche precisa,

el aullido lastimero

del último condenado

de una bala perdida.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: