Saltar al contenido

El Valle del Silencio

Las piedras están bajo tus pies, lejos, desde aquí parecen diminutas, desde aquí todo parece distinto…


Todavía te preguntas porqué se fue, entre el telón de este gran teatro, todavía dudas si estás despierto, o si esto solo es una simple pesadilla, un horrible sueño del que no eres capaz de escapar.


El sol ha desaparecido en el horizonte, pero su luz aún ilumina ténuemente el cielo, que ahora está anaranjado, enrojecido… es ese mismo momento en el que la duda nos asalta, es ese instante en el que creemos que nos echaremos atrás cuando en realidad nuestro cuerpo ya ha tomado la decisión…


Te colocas sobre la barandilla, mirando desafiante el vacío que se extiende a tus pies, mirando la pendiente, las rocas, los árboles…


Tomaste la decisión porque creías que todo había terminado, porque ella ya no estaba entre tus brazos, porque los recuerdos dolían, porque todo parecía envejecido y gris.
En ese mismo lugar estuvisteis una vez, abrazados, observando el vacío que se extendía a vuestros pies, un día, al anochecer, como hoy, como el día en el que decidiste saltar…


Testigos de tu último latido serán el pantano, el agua oscura, las compuertas del embalse, los árboles y el tiempo, testigos del fin de una vida, testigos de una rendición anticipada.


El sol ya se ha ido, el viento roza tu cara, miras atrás por última vez, sabes que no volverás a caminar a su lado, sabes que te ha dejado solo, con millones de promesas lanzadas al viento, millones de promesas y sueños tirados al vacío.


No extiendes los brazos, no haces nada, simplemente dejas que tu cuerpo se incline lentamente, que comience a caer, con el sonido de las montañas solitarias, del valle ensombrecido, de un corazón abatido…


Se fue igual que como llegó, en silencio, sin hacer ruido, entre las sombras del mundo, y su alma se quedó entre los árboles, entre las rocas, y de vez en cuando deja que el viento le balancee lentamente, y siempre espera, espera a que ella vuelva a aparecer …

2 comentarios sobre “El Valle del Silencio Deja un comentario

  1. Me ha encantado, está fabulosamente descrito y logra entristecer muchísimo.

    me gustó sobretodo esta parte:

    “No extiendes los brazos, no haces nada, simplemente dejas que tu cuerpo se incline lentamente, que comience a caer, con el sonido de las montañas solitarias, del valle ensombrecido, de un corazón abatido…”

    Me llegó.

    El suicidio por amor es algo triste y precioso. Aunque se necesita a la persona adecuada para dar tu vida por ella.

    Excelente.

    Saludos! =)

    Me gusta

  2. No es lo mismo dar tu vida por alguien que suicidarte por alguien. Lo primero es bonito, pero lo segundo es deleznable. Nadie es tan importante como para que te suicides por el/ella.
    La vida es un regalo y tu consciencia la prueba. Si esa persona tan especial, desgraciadamente, ya no esta, hubiera querido que siguieras vivo.
    Respecto a la entrada, como siempre, muy grafica y genial. Sigue asi, Rixar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: