Saltar al contenido

Ventana hacia ti


Se han extendido los horizontes
en tu mirada sin miedo.
Recorren ríos,
recorren a ratos ángeles del sueño,
barcas sin rumbo en tus párpados fríos.

Golpea el puño, removiendo cimientos,
rompiendo cientos de espejos.
De ellos se escapan las historias,
formando infinidad de trayectos,
de arañazos en la memoria.

Sígueme ahora,
cuando la noche todavía no tiene arrugas.
Dame la mano,
arranquemos del destino una equivocación.

Sé que se congelará en el abismo
nuestra muestra de estupidez imborrable.
Sé que nos diremos adiós
y todo será un fruto imaginado e inalcanzable.
Pero rozaré tu boca, y recorreré el momento
una y otra vez, una vez más.

Cuando las noches se hicieron infinitas,
los días montañas desiertas
y el sol un parpadeo intermitente.
Cuando la gente borró sus rostros,
las huellas de sus corazones,
y la vida se diluyó en un surco borroso de tinta.
Cuando nuestro error sea pasado,
dame la mano otra vez,
solo una vez más,
dejando que los arañazos de la memoria
sean caminos hacia la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: