Saltar al contenido

El Tren del Silencio



En estos 4 segundos mil corazones han volado,

en estos momentos el aire no se mueve,
en un sueño que nunca ha terminado.

En un tren la mente se escapa,
en un tren las caras pasan rápido,
las vidas se mueven sin parar,
los hogares, las casas,
todos los mundos se van.

Respiraciones lejanas que rompen silencios,
puertas que se cierran,
niños que corren sobre asfalto,
sobre barro,
sobre indagaciones del futuro,
del presente,
en veranos que han desaparecido,
que han quedado para siempre en el olvido.

Nadie es dueño, ni señor del tiempo,
solo somos pequeñas gotas que se dejan llevar,
que observan las agujas de un reloj que nunca frena,
que continúa hacia delante, que condiciona nuestros pasos,
y nuestra cabeza viaja al pasado que no vuelve,
o al futuro que tarde o temprano llegará.

Dirás que sobre aquellas rocas nos miramos,
me susurrarás al oído lo ocurrido a lo largo de los años,
y sabremos cada detalle,
o quizás el paso del tiempo borre nuestros pasos,
pero nada, nunca, ni el tiempo,
podrá separarnos,
pero nadie, nunca, ni los años,
podrán hacer que nos perdamos entre la corriente,
ni desapareceremos entre la gente,
seremos pequeños corazones que deambulan,
que encierran recuerdos,
que hacen realidad sus sueños.

En un tren la mente fluye,
el camino es desconocido,
el final impreciso,
¿donde acabaremos? Solo lo dirá el destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: