Saltar al contenido

Frío Como el Hielo

Deambula perdido en una completa oscuridad, sabe que algo le observa en algún lugar, entre las sombras de esta lóbrega cueva.
Escucha ruidos y extraños chasquidos cerca, demasiado cerca, lo que hace que pierda el equilibrio y caiga sobre el húmedo suelo.
Algo, una respiración casi inhumana se acerca entre las tinieblas. No quiere levantarse, el miedo se lo impide, deja que el tiempo pase lentamente, esperando a que su fin llegue de un momento a otro. Pero nada ocurre, el silencio parece haberse apoderado de nuevo de aquel lugar. Decide levantarse y aunque tambaleante, consigue incorporarse.

En ese mismo instante se encuentra con unos ojos, unos ojos que le observan en la penumbra, unos ojos blanquecinos, sin vida, fríos como el hielo. Su corazón bombea sangre a una velocidad desorbitada, mientras aquella silueta lo mira entre las sombras, inmóvil, con una respiración que le hiela la sangre. Quiere gritar pero no puede, algo se lo impide, el miedo y la desesperación son demasiado grandes como para hacer nada, está perdido. A continuación se hizo el silencio y tuvo la certeza de que no saldría vivo de aquel lugar, no saldría jamás de ese laberinto oscuro en el que se encontraba, nunca volvería a ver el mundo exterior.
Una luz le cegó por unos instantes, mientras la criatura que lo observaba desaparecía lentamente en la oscuridad…

Un comentario sobre “Frío Como el Hielo Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: