Saltar al contenido

La Ciudad del Silencio



Una ciudad en penumbra continua,
calles vacías y sin alma,
un lugar en el que el viento es el único habitante,
y su semblante apagado y hundido,
muerto en el silencio de la noche perpetua.

Barrotes de acero en los columpios vacíos,
horas y minutos encerrados en esta burbuja,
cámaras gravando sin descanso esta calma permanente,
haces de luz apareciendo en un segundo para desaparecer al siguiente.

Siniestros ruídos provenientes de antiguos almacenes,
la tensión y el corazón palpitando en las sienes,
la seguridad de estar siendo observado continuamente,
de saber que la calma poco durará.

Me arrastro por el rugoso suelo de esta calle bacía,
amenazantes siluetas avanzando unos metros más allá,
altas y delgadas se acercan hacia mi,
intento controlar la respiración y el miedo,
mientras los pasos, inhumanos, taladran mis oídos.

No sé si me habrán visto o escuchado,
el pavor acaba con las fuerzas que me quedan,
mientras la seguridad de que me encuentren se incrementa,
mientras un grito lejano me recuerda que nada ha terminado.

Las siluetas se alejan calle abajo,
mi corazón y mi respiración vuelven a la calma,
camino calle arriba huyendo de la amenaza,
esperando no encontrarme con nada a la vuelta de una esquina…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: