Perdida en el Silencio




Una barca medio hundida,

un sueño varado en una isla desierta,
ojos que miran buscando una razón,
una única explicación,
para dejar de estar perdidos
para intentar encontrar la salvación.

En la playa de tu subconsciente,
te buscas a ti misma entre la arena,
aguantando la tristeza que te inunda,
observando el mundo con gran pena.

Ya no sabes donde estás porque te has perdido,
has fallado en el intento de no desviarte del camino,
y ahora ya no sabes qué hacer,
eres una sombra que camina con los ojos vendados,
que busca sin descanso su propia vida entre campos inundados.


Gaviotas intentan despertarte,
sacarte de esta gran pesadilla,
porque ya no sabes cómo encontrarte,
mientras el silencio se convierte en tu mayor enemigo
y una lágrima recorre lentamente tu mejilla.

Las olas llegan despacio a la orilla,
el sol, que antes no estaba, ilumina ahora tu cara,
te acercas lentamente al agua cristalina
y poco a poco recuperas tu mirada.

Una mano te ayuda a levantarte,
alguien te hace ver que todo puede ser mejor,
que la lluvia solo cae cuando no paras de culparte,
que un sueño puede darle a tu vida algo más de color.

Vida Teatral












Aguanto un segundo,
captando todo lo que ocurre,
aguanto este unico momento,
para conseguir ver más allá,
mientras mis pensamientos se difuminan,
mientras el dolor no deja de cesar.
Observo todo lo que tengo,
destrozando mi memoria bajo un falso pasado,
ocultando mi dolor bajo personas que no soy,
mientras los lugares desaparecen,
mientras las canciones enmudecen,
bajo la lluvia.
Las caras se suceden,
las voces se arremolinan,
haciendo que mi vida sea un falso teatro,
haciendome desaparecer bajo mi propio papel,
mientras tú sigues actuando como protagonista,
mientras tú sigues siendo mi unica preocupación.

La gente comienza a abandonar sus butacas,
y el telón comienza a descender
mientras mi voz desaparece,
para volver a ser victima de un silencio sepulcral.

Estrellas

Estrellas fundidas en el cielo negro,
minutos desperciciados escribiendo sobre mi reflejo,
aguaceros inoportunos provocados por el miedo,
años que caen como agujas de frío hielo.

Atrapado en un millar de dudas,
sin poder salir,
sin poder huír,
atrapado en cientos de sentimientos que chocan,
en millones de recuerdos que me aprisionan,
roto en mil pedazos,
roto por sueños inacabados.

Las nubes me rodean
como en una gran tormenta,
con pequeños recuerdos rotos,
con fragmentos de días incompletos.

Canciones muertas en altavoces perdidos,
recuerdos asesinos por su belleza,
miradas furtivas que esquivan mis sentidos,
momentos escondidos bajo un aura de tristeza.

Y sintiendo como me hieren tus flechas,
y oyendo como tus pasos se pierden en el silencio,
me dejo caer en esta marea de recuerdos,
esperando por si algún día, del olvido regresas.

Contigo




Encerré mi alma en una botella,
encontré mi reflejo sobre la luna llena,
eres mi guía cuando todo es oscuro,
ahora ya no camino perdido sobre la arena.
Pasé mis horas deambulando por oscuros senderos,
arranqué de mi corazón todo lo bueno,
era el vacío del mundo,
tu eres quien me hace rozar el cielo.
La electricidad atraviesa mi cuerpo,
la única realidad es la que susurro en tus oidos,
cuando miramos el mundo juntos,
cuando murmuramos secretos congelados en el tiempo.
Hemos atravesado ríos, lagos, mares,
juntos rompemos carceles y fronteras,
viviremos juntos eternamente,
conduciremos nuestra vida por iluminadas carreteras.
El viento enmudece mis pensamientos,
cada segundo cae sobre mi como una pesada losa,
porque no se donde estas, porque me he perdido,
porque he caido en el vacio de nuevo.




Lapiz Escritor de sueños



Los rayos de luna atraviesan mi ventana

mofándose de mis ojos apagados
que no ven más que lo que ella les muestra,
sin saber a ciencia cierta si todo es un engaño,
de un dios diavólico creado por un sueño abstracto.

En el horizonte de mi mesa el sol se enciende
pequeño y marchito, con una luz casi bromista,
jugando al escondite con las sombras,
que bailan inseguras detrás de mí.

El lápiz se mueve, temblando,
inseguro, con miedo al papel pálido y sin vida,
con la certeza del fracaso de un actor primerizo,
imaginando realidades que jamás sabrá expresar.

Lagos de recuerdos se desprenden de su punta
e impregnan de letras el papel antes vacío,
mientras yo observo su obra maestra,
creada en una noche iluminada por una pequeña idea.

Representa un mundo palpitante,
vivo, lleno de sueños y oportunidades malgastadas,
con sus engaños y falsas realidades,
estremeciéndose en algún punto del papel,
recreando su propia realidad.

Es un sueño cualquiera,
es la realidad del mundo
vista con los ojos de un lápiz poco afilado,
que intenta averiguar el porqué de su extraña existencia.