Rostros Lejanos


El sueño se vierte
inconsistente,
los sucesos se desordenan,
se borran, se queman.

Las miradas se arrastran,
las victorias no tienen sabor,
mil lamentos vuelven a resonar,
rebotando en los edificios, en las calles vacías,
en tu boca llena de dolor.

Sus pasos se pierden bajo los árboles,
bajo la pesada sombra de una antigua luz
que se esconde en los recuerdos,
en las imágenes estáticas de un pasado mejor.

Un álbum de fotos se quema
en algún punto de esta vieja ciudad,
entre sus páginas las caras se desvanecen,
se pudren, entristecidas de repente.

Sus pasos se pierden bajo los árboles,
el viento la acompaña silbando,
despacio, entre las ramas.
Deposita mil flores en el suelo,
suelo de lamentos, 
suelo de tiempos perdidos y sueños muertos.

Bocetos Futuros

Tu reflejo vuelve a nublarme la vista,
el brillo de tu recuerdo se vierte sobre los vasos,
sobre las botellas vacías,
se expande dulcificando dolorosamente el aire.

Revivo los paseos, las palabras,
viejas imágenes petrificadas,
antiguos sentimientos que todavía viven,
porque invades mis sueños, 
porque siempre lo has hecho.

Respiro aire de inspiraciones pasadas,
sabiendo que el tiempo ha muerto,
después de tantos años recorridos.
Teniendo la certeza de que revivirá,
en otros lugares, en otros cuerpos.

El cielo es azul de nuevo,
creando un corte extraño en el ciclo eterno
y yo intento dibujar sobre su cúpula un sueño,
un deseo, un futuro imaginario que quiero convertir en cierto.